Editorial Moda y Derecho

EDITORIAL MODA Y DERECHO

El negocio de la moda es apasionante, único y desafiante. Ya que en esta industria se dan formas de contratos, acuerdos y negociaciones que no se ven en otras áreas.  Pasa por ejemplo con la colección cápsula, que se ha puesto en boga en nuestro país.

En la editorial de hoy queremos hablar de un mix por más necesario que es el de la Moda y el Marketing. Hoy es imposible pensarlos por separados-creo que hoy es imposible pensar cualquier emprendimiento sin marketing- más gracias a las posibilidades que dan las redes sociales.

IMG_3572
Crédito de la foto: casadellibro.com 

Ustedes estarán pensando pero el derecho qué tiene que ven en todo esto, pues bien es que hoy vamos a referirnos al Contrato de Marchandising. Un acuerdo que no es exclusivo para el mundo de la moda, pero muy utilizado en ésta.

Primero debemos de entender que el marketing “es un proceso social y administrativo mediante el cual grupos e individuos obtiene lo que necesitan y desean a través de generar, ofrecer e intercambiar productos de valor con sus semejantes”, según explica Kotler y Amestong en Fundamentos de Marketing.

Al uniese la moda y el marketing lo que se busca es satisfacer las necesidades psicológicas del consumidor. Responde a un aspecto más emocional.

Un marca muchas veces genera ese valor referencial de tipo emocional que estamos viendo y se traduce en la posibilidad de hacer negocios.

IMG_3587.JPG

En esta posibilidad de hacer negocios aparece el contrato de marchandising. Este contrato consiste en que una marca de moda otorgue una autorización limitada de uso y goce de un bien intangible -marca- mediante una licencia. Habilitando a quien le otorgó la licencia a que utilice ese bien intangible para hacer productos de marchandising. Existirá entre ello un acuerdo económico con dos aspectos, por un lado el precio de la licencia y por otro un sistema de regalías por ventas.

Para realizar el contrato de marchandising existen una serie de cláusulas básicas que se deberán de negocias y aparecer en el contrato:

Cláusula 1 básica del contrato de marchandising:  definición de los detalles técnicos del diseño a saber: colores, texturas, materiales.

Este aspecto es muy relevante en el marchandising de moda ya que comunica en cuanto a la calidad y experiencia que se asocian con la marca de moda.

Cláusula 2 básica del contrato de marchandising: canales de distribución de los productos.  Pasa a ser muy importante definir dónde y cómo se van a comercializar los productos de marchandising. Ya que puede sumar positivamente a la marca de moda o perjudiciarla si no se eligen los canales correctos.

Si hoy quisiéramos hacer un contrato de este tipo en Uruguay, la forma de instrumentarlo sería por medio de un acuerdo de partes por escrito. El profesional de Fashion Law que te asesore tendrá además en cuenta otros aspectos como la forma de pago, el plazo, productos sobre los cuales hacer marchandising.

Espero que les sea útil esta información sobre el contrato de marchandising.

Nos encontramos en la próxima editorial.

Ana Paula Rodao.

A %d blogueros les gusta esto: