Editorial Moda y Derecho

Editorial Moda y Derecho

Una vez me preguntaron: ¿Vos sos Escribana?…no lo puedo creer! Ustedes son muy tradicionales. 

Esta fue una de las primeras reacciones que recibí hace un año atrás cuando empezaba con Moda y Derecho Fashion Law.

En principio me enojaba y pensaba: “a caso los Escribanos no podemos dedicarnos a cosas cool”…”que horrible el prejuicio que tiene sobre nosotros”. 

Pero con el paso del tiempo entendí que el prejuicio estaba en que el Derecho como disciplina no se dedicaba a innovar. No éramos noticias en los diarios por descubrir algo nuevo, había sino tan arraigada la función de fiscalizar y controlar que se había olvido su vocación de servir.

IMG_0296

El Derecho en algún momento de su historia como disciplina pasó a ser exclusivamente de control, de sancionar y olvidó su vocación de servicio. Así es el Derecho tiene una vocación de servicio, que consiste en la empatía de observar lo que sucede en la sociedad y traducirlo en regales que permitan el mejor desarrollo de esa actividad. Esta fase del Derecho es especialmente la que me llevó a elegir ser Escribana.

Pero al llegar a mi vida el Fashion Law -dos años pasaron hasta que decidí dedicarme a él- descubrí que la innovación en lo legal es posible.

En los tiempo que nos toca vivir  parecería que la única innovación posible es la que viene del área tecnológica, un nuevo dispositivo, una nueva app. Pero el resto de las áreas del conocimiento  no tendrían un ámbito de innovación.

Pues resulta que esto no es así, la innovación en el Derecho es posible gracias a disciplinas como el Fashion Law. 

Esto es así ya que la moda es una industria global, que no conoce fronteras, sino tendencias que se imponen de occidente a oriente, de norte a sur. En cambio el derecho es diferente en cada país, en cada continente.

Para lograr habla de Fashion Law el profesional de innovar, crear y construir en el entendido que parte de un conocimiento local, como lo es el derecho, para una actividad mundial como la moda.

Ya que innovar implica novedad, nuevas ideas, nuevos conceptos, nuevos servicios. El Fashion Law que comenzó en el año 2010 de la mano de Susan Scafidi, con tan solo 7 años y un puñado de países donde se está comenzando a estudiar sin duda está innovando. El Derecho para lograrlo ha tenido que incorporar nuevos términos: tendencia, mercado, alta costura, creatividad, entre otros.

Pero para mí lo más importante es que hemos que tenido que cambiar nuestra forma de trabajar, ya no somos los corporativos de trajes negros que estamos en nuestros estudios sino que pasamos a ser parte de un equipo creativo que exige de nosotros las soluciones más innovadoras para hacer del Negocio de la Moda un éxito.

En lo personal, no me considero clásica ni acartonada, sin dudas mi profesión puede predisponer a los demás en esos términos. Pero cuando se logra la verdadera comprensión y madurez se logra sustraer la esencia. ¿Cuál es la esencia de mi profesión? empalizar con las necesidades de los demás, instrumentarlas y ayudarlos a cumplir sus sueños. 

Ana Paula Rodao.

Directora de Moda y Derecho Fashion Law.

A %d blogueros les gusta esto: