Hoy comenzamos un nuevo espacio en nuestro blog, bienvenidos a los Fashion Law News International. Aquí compartiremos con ustedes noticias internacionales del mundo del Fashion y del Law.

En el glamoroso mundo de la Moda Internacional muchas veces se choca de frente con el Derecho, casos de falsificaciones, explotación, abuso, manchan el fashion.

En este primer post queremos compartir un hecho que se hizo viral en el mundo entero y que tuvo connotaciones legales.

Fue el caso de este cartel publicitario donde vemos a la Primera Dama de Estados Unidos, Melanie Trump, donde se utiliza su imagen por parte de una escuela de idiomas en Croacia, “Instituto Americano, Asociación para la promoción del idioma inglés y la cultura americana” de Zagreb.

En estos letreros además de la imagen de Melanie Trump se podía ver una leyenda en ingles que decía: “Imagínese cuán lejos puede llegar con un poco de inglés”.

Los Trump rápidamente reaccionaron a este cartel publicitario que había inundado las calles de Zagreb, Croacia.

La defensa de la Primera Dama Norteamericana alegó que la legislación croata dispone claramente que nadie puede utilizar el resto, la fotografía, de una persona con objetivos comerciales sin su consentimiento expreso; cosa que claramente no sucedió.

La imagen de una persona es considerada un derecho personalísimo, ya que es lo que nos representa y la forma de identificarnos. Es por esta razón que muchas legislaciones solicitan el expreso consentimiento para su utilización, es lo que se conoce como derecho moral.

El derecho al uso de la propia imagen tiene dos aspectos, que autorice o prohiba su uso y que además pueda exigir el pago de un canon por su uso.  Aspectos todos que claramente no se tuvieron en cuenta en la publicidad.

¿Qué pasaría si en Uruguay pasara algo similar? Un cartel publicitario con el uso de mi imagen, de la cual nadie me pidió permiso.

Aquí en Uruguay, al igual que sucede en Croacia, la ley de Derechos de Autor Nro. 9.739 en su artículo 20 y 21 establecen el consentimiento expreso para el uso de mi imagen.

Por ello cada vez que quieras utilizar la imagen de otra persona debes de pedir su autorización, para mayor seguridad es bueno que sea dada por escrito.

En esta oportunidad Melania tenía razón y la cuestión de la imagen era cosa seria y legal.

A %d blogueros les gusta esto: