Dan nombre a miles de mujeres, las hay de innumerables variedades y llevan décadas dando un toque de distinción a cualquier look. ¿Cuál es el secreto de las perlas?

Quién hubiera imaginado, al abrir una ostra muchísimo tiempo atrás, que encontraría uno de los tesoros más preciados por generaciones a lo largo de la historia de la humanidad. La naturaleza es realmente asombrosa: basta que una partícula extraña se cuele dentro de este molusco para que comience el milagroso proceso que da origen a una perla natural.
Algunas de las famosas que contribuyeron a que estas joyas se convirtieran en algo que todas quisieran tener fueron mujeres de una belleza tan clásica como las propias perlas. Pensar en Coco Chanel sin ellas es casi imposible; lograba como nadie combinarlas con cualquier estilo en alguna de sus formas, ya fuera en una gargantilla o en los infinitos collares de varias vueltas con los que nunca pasaba desapercibida. Audrey Hepburn, cuya elegancia la convirtió en una referente de la moda en su época y hasta nuestros días, fue otra de las más devotas usuarias de las perlas, tanto en un sencillo par de caravanas como en los inolvidables collar y tocado de perlas a juego que inmortalizó en Desayuno en Tiffany’s. La propia Marilyn Monroe poseía un collar de perlas como una de sus joyas más preciadas, y lució un vestido de miles de perlas de cristal cosidas a mano una a una para la gala inolvidable en la que cantó al presidente Kennedy por su cumpleaños. La belleza de ese vestido es casi tan increíble como su peso, sin duda.
Las perlas son uno de los clásicos regalos que muchas mujeres recibimos de niñas, y de una otra forma, suelen acompañarnos a lo largo de toda nuestra vida. Con el tiempo, como sucede con tantas otras cosas, vamos aprendiendo a reconocer su verdadero valor. En algún momento nos recordaban a nuestras abuelas o a nuestras madres, y hasta habremos llegado a detestarlas un poco. De hecho mi madre cuando usaba otras caravanas me decía: «¿Por qué no te ponés perlas, que te iluminan?».Y con el tiempo, de pronto nos sorprendimos a nosotras mismas viendo a estas maravillas con nuevos ojos, para sumarlas también como detalle final a nuestro look. Es que gracias a su versatilidad, dada por sus diversas formas, tamaños e infinidad de colores —que abarca casi todas las tonalidades imaginables—, se adaptan a casi todos los estilos, para elevarlos por completo.

5203459330_628c0f3087_z
Crédito de la Foto: Dan Queiroz de Flickr. 

Esta temporada las perlas se renuevan una vez más. Se escapan de las caravanas, pulseras y collares, y conquistan nuestros armarios por completo, para salpicar de estilo las prendas cotidianas más casuales, como sweaters, jeans, camperas de jean y, por supuesto, zapatos, en todo tipo de bordados y apliques. Es que hasta el jean más simple pasa a otro nivel cuando se las incorpora para dar luz, elegancia y un toque femenino.
Como el ícono clásico en que se convirtieron, y a diferencia de esos clásicos que vuelven una temporada para caer después otra vez en el olvido, hay algo que es seguro: las perlas nunca pasarán de moda.

María Elena Artola.

Colaboradora. 

A %d blogueros les gusta esto: